http://onlinecasinobest.com/

Sitios de Interes

Imprimir

Criar a los niños con amor impacta positivamente su cerebro

Un estudio realizado en Estados Unidos demostró que los niños criados con amor tenían un hipocampo diez por ciento más grande que el resto. El hipocampo es la zona del cerebro encargada de la memoria.

Los niños criados con afecto tienen el hipocampo, la zona del cerebro encargada de la memoria, casi un 10 % más grande que el resto, según un estudio divulgado en Estados Unidos.

 

La investigación, llevada a cabo por psiquiatras y neurocientíficos de la Universidad Washington de Saint Louis, “sugiere un vínculo claro entre la crianza y el tamaño del hipocampo”, destacó uno de sus autores, la profesora de psiquiatría infantil Joan L. Luby.

El estudio, el primero que relaciona el tamaño del cerebro infantil con la forma en que un niño es criado, fue publicado por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Para la investigación, los expertos analizaron imágenes cerebrales de niños de entre 7 y 10 años que, cuando tenían entre 3 y 6 años, fueron observados en interacción con alguno de sus padres, casi siempre con la madre.

Se analizaron escáneres cerebrales de 92 de esos niños, algunos mentalmente sanos y otros con síntomas de depresión. Los niños sanos y criados con afecto tenían el hipocampo casi un 10 % más grande que el resto.

“Tener un hipocampo casi un 10 % más grande es una evidencia concreta del poderoso efecto de la crianza”, subrayó Luby. Agregó que la sociedad debe fomentar la crianza con amor y cuidado de los niños, puesto que “claramente tiene un impacto muy grande en el desarrollo posterior” de la persona.

 

La esclerosis lateral amiotrófica es un proceso degenerativo que afecta a unas 4.000 personas en toda el Ecuador

                    

«Todos los músculos del cuerpo se van paralizando. El enfermo termina moviendo sólo los ojos»

Para paliar tan terrible enfermedad, se fundó ADELA, una asociación que trata de mejorar la calidad de vida de esas miles de personas a pesar de los escasos recursos económicos. Adriana Guevara de Bonis preside la asociación.

-¿Qué tipo de enfermedad es la ELA?

-Es una enfermedad neurodegenerativa. Todos los músculos del cuerpo se van paralizando. El enfermo termina moviendo sólo los ojos. Es devastadora.

-¿Existe tratamiento?

-No hay ninguno. Tampoco se saben las causas. Lo único que se puede hacer son los cuidados paliativos para tener una mejor calidad de vida.

-Usted ha tenido una experiencia muy dura con ocho fallecidos por la enfermedad...

-Cuando yo tenía 14 años murió mi padre. Después, el diagnóstico de mi hermana fue un muy mal rato. Surgen depresiones… Piensas: '¿Y si me pasa a mí?'. Luego te das cuenta que hay que vivir la vida de otra forma. Cuando toca llorar se llora y cuando toca reír se ríe.

-¿Cuáles son los primeros síntomas de la ELA?

-Debilidad en las manos y en las piernas. No poder caminar bien o respirar con dificultad.

-¿Afecta más a personas de una determinada edad?

-No hace diferencias. Hay enfermos con 25 años y otros con 80. Lo normal es que aparezca entre los cuarenta y cincuenta pero cada vez hay casos de gente más joven.

-¿Cuál es la esperanza para un enfermo de ELA?

-Depende de cada caso. Hay enfermos que viven 6 meses o un año. Otros de 3 a 5 años. Un 15% puede vivir 10 años y un 5% pasa de los 15. Stephen Hawking es un caso muy poco habitual. Lleva más de tres décadas con ELA.

-¿Cómo surgió ADELA?

-Se crea en los años 90 cuando un neurólogo, Jesús Mora, y un grupo de familiares de enfermos de ELA empezaron a darle forma. Ahora somos unos 1.000 socios. Todos voluntarios.

-¿Cómo les ayudan desde su asociación?

-Lo primero es informarles, porque es una enfermedad muy desconocida. Luego hay talleres donde se les enseña a manejarse con utensilios. También se les da logopedia para que la voz se les mantenga el máximo tiempo posible. Y por supuesto, fisioterapia.

-¿Cómo se financian?

-Tenemos una subvención de la Comunidad de Madrid que cubre una parte de esta atención. Pero es insuficiente. La sanidad española no cubre la asistencia a domicilio. Pedimos a las autoridades ayuda para esos casos.

-¿Cómo es la evolución de los enfermos?

-El enfermo pasa por tres fases. La primera es de negación. Esta fase puede durar toda la enfermedad. La segunda fase es la de aceptación. Cambiar la forma de enfocar y disfrutar con las cosas que todavía se puede hacer. La tercera es asimilar la muerte.

-¿Cuál es el papel de la familia?

-El enfermo de ELA no es hospitalario. Es una enfermedad domiciliaria que afecta a la familia porque el enfermo no puede estar nunca solo. Necesita a alguien que le mueva, le cambie de posición o simplemente que le quite una mosca de la nariz.

-¿Qué les transmitiría a esos familiares y enfermos que se encuentran desolados?

-Que no se queden en casa y busquen ayuda. La calidad de vida del enfermo puede mejorar muchísimo. Hay más vida después de la ELA.

 

 

Cuáles son los síntomas de la gripe A(H1N1)

     

·  1Síntomas muy similares a los de la gripe común.

La gripe A(H1N1) se manifiesta a través de síntomas que son muy similares, por no decir idénticos, a los de la gripe común: fiebre alta, tos continuada y dolorosa, estornudos, malestar general, dolores musculares, falta de apetito, etc.

Si necesitas información sobre la gripe común, te recomendamos que visites los siguientes practicogramas:

-'Cómo son los síntomas de la gripe estacional.

-'Cómo evitar caer enfermo con la gripe'.

-'Cómo se transmite la gripe estacional'.

·  2¿Cómo se puede saber si se trata de un caso de gripe A(H1N1)?

Los médicos son los únicos que son capaces de diagnosticar un caso de gripe A(H1N1) debido, fundamentalmente, a la similitud de sus síntomas con los de la gripe común. Para ello se obtiene una muestra de mucosidad, o incluso de tejido, del aparato respiratorio del paciente durante los 4 ó 5 primeros días de la infección. Esta muestra se envía a laboratorio, en donde se dictaminará el tipo concreto de virus del que se trata. En ocasiones también puede ser necesario realizar una prueba en sangre.

·  3¿Cuándo hay que empezar a preocuparse?

Un proceso gripal es molesto pero, por norma general, no requiere hospitalización. Sin embargo, será necesario acudir cuanto antes a un centro de salud u hospital si se presenta alguno de los siguientes síntomas en el paciente:

-Dificultad extrema para respirar.

-Vómitos o diarreas persistentes.

-Disminución del estado de conciencia, llegando incluso a perderla.

-Cambios bruscos en la frecuencia cardiaca.

-Empeoramiento agudo de una enfermedad crónica.

·  4¿Qué ocurre con los bebés y los niños?

Hay que prestar especial atención a los más pequeños, ya que los riesgos que corren al enfermar son mucho mayores. Al igual que ocurre con los adultos, los síntomas de la gripe A(H1N1) en los niños y en los bebés son los mismos que los de la gripe común. Por eso, es importante acudir a un centro de salud u hospital en cuanto surjan los primeros síntomas. Aún así, se deberá acudir con mayor urgencia si cabe, a un médico si se presentara en el pequeño alguno de los siguientes síntomas:
-Fiebre excesiva.
-Aumento de la frecuencia respiratoria: más de 50 respiraciones por minuto en niños de entre 2 y 11 meses y más de 40 respiraciones en niños de entre 1 y 5 años.
-Rechazo a tomar cualquier tipo de alimento o bebida.
-Carácter irritable.
-Convulsiones y disminución del estado de la conciencia, llegando incluso a la pérdida de la misma.

·  5¿Cuáles son los síntomas de la gripe A(H1N1) en los cerdos?

Estos animales manifiestan esta enfermedad con síntomas que son muy similares a los de los humanos: fiebre elevada, secreciones nasales y en los ojos, enrojecimiento e irritación de los ojos, pérdida acusada del apetito, etc.

 

 

 

 
Martes 29 de Julio del 2014
Desarrollado por: davilezc@gmail.com